Nutrición

«Hacia donde nos llevan»

La expansión del modelo económico y los procesos de globalización han creado los conflictos presentes en los Parques Naturales entre desarrollo económico mediante la explotación de los recursos naturales, la conservación de estos recursos y su nueva forma de explotación económica destinada al turismo.

La transición en los modelos de producción y los mecanismos de globalización económica han causado una fuerte segmentación de mercado, dejando desatendida a una importante cantidad de consumidores que quedan fuera de la distribución y acceso a la oferta y demanda de mercado. Creando el fenómeno de “desiertos alimentarios”, en los medios rurales con escaso desarrollo económico y demográfico quedan aislados respecto a la adquisición de productos básicos de alimentación. El concepto de calidad de vida ha ido evolucionando paralelamente al desarrollo económico, desde la expansión del modelo productivo fordista destinado al consumo de grandes masas.

calf-362170_960_720

Otro aspecto relevante es que mediante el desarrollo de hipermercados y grandes almacenes y la capacidad del mercado de absorber a las clases populares, pudiendo unificar sus hábitos de consumo alimentario con los de otras clases de mayor estatus. Las continuas crisis económicas han provocado la pérdida de los modelos de Estados del bienestar, el consumo de tipo alimentario vuelve a segmentarse y a diferenciarse en relación a estilos de vida, en cuanto al tipo de productos materiales y simbólicos que se consumen.

La prolongación de la esperanza de vida hace necesaria la aparición de los programas de atención a las personas mayores, destinados al mantenimiento de su calidad de vida.

Los efectos de la crisis económica en los hábitos de consumo:

– Por una parte, los consumidores eligen marcas blancas para poder mantener un tipo de consumo moderado ante una economía en declive y un mercado de precios en inflación. Las marcas blancas, satisfacen con un buen nivel de calidad y confianza a menor precio. – Por otra parte, aumentan las personas que comen fuera de casa con comidas caseras previamente preparadas.

Según el riguroso estudio de regulación normativa alimentaria escolar de Trunninger habría que tener especial cuidado en conseguir la implantación de unos buenos hábitos alimenticios en niños de edad escolar combinados con una adecuada práctica de ejercicio físico y el deporte. Esta intervención de tipo integral favorece la adquisición de hábitos saludables de consumo previniendo una gran cantidad de enfermedades, con aumento de la calidad de vida y el ahorro en el sistema sanitario.

Además, destacar, que la estética de la imagen corporal se ha convertido en un aspecto de fuerte deseabilidad social, por la tendencia hacia la maximización de bienestar subjetivo sufrida en nuestra sociedad. A través de la publicidad, coligadas a cánones estéticos de fuerte deseabilidad social, han unos hábitos alimentarios centrados en la imagen corporal. Este aspecto cobra más relevancia en las edades tempranas, influidos en mayor medida por los agentes de socialización externos. Esta situación promueve distintos hábitos en función a la distorsión de la imagen corporal del propio adolescente que puede conllevar trastornos del comportamiento alimentario.

Árticulo muy interesante:

 

Facebook Comments